Blogia
Ecologos por siempre

Día mundial de las aves

Día mundial de las aves 

El 26 de octubre se celebra el día mundial de las aves, celebración que pretende divulgar la observación de las aves como medio para conocer y respetar la naturaleza. Desde la antigüedad las aves han atraído la atención del hombre por su extraordinaria capacidad de vuelo, su plumaje, su belleza, su colorido y su canto. Y se han utilizado por su valor simbólico, en representaciones de deidades durante la antigüedad, en símbolos patrios, así mismo, hay que recalcar su presencia en todas las formas de arte: música, pintura, artesanía, literatura, decoración, vestido; su utilidad en algunas industrias textiles, fabricación de cobertores y sacos de dormir; desarrollo de la aeronáutica y explotación comercial; la avicultura, la producción de fertilizantes y la cacería; además de que ser una fuente muy importante de alimento para el ser humano. En los ecosistemas naturales las aves cumplen con una serie de funciones de vital importancia: como la polinización, la dispersión de semillas que es realizada por los  colibríes y pericos por citar algunos; ayudan también en el control de poblaciones de insectos y roedores como lo hacen los  papamoscas y halcones; o en la aceleración de procesos de degradación de cadáveres y desperdicios que realizan los zopilotes y buitres. Creo que es importante conocer, algunos aspectos significativos de las aves  en  México y en Oaxaca, como el que nuestro país ocupa un lugar destacado por la diversidad de plantas y animales que alberga, situándose entre los primeros doce países con más flora y fauna, siendo  el doceavo lugar en número  de aves, con  1,010  especies. Cerca de un tercio de las especies de aves registradas para nuestro país son migratorias, como las gavias, zambullidores, albatros, fardelas, pelícanos, sulas, cormoranes, patos, gansos, milanos, halcón peregrino, grullas, gallaretas, chorlitos, playeros y zarapitos. Sus áreas de reproducción se encuentran en Norteamérica, Alaska, Canadá y Estados Unidos  y pasan el otoño y el invierno en México. Su arribo a nuestro país se inicia a finales de agosto y principios de septiembre, prolongándose la llegada hasta noviembre. El vuelo de regreso a sus áreas de anidación lo efectúan de marzo a mayo. Otras especies, se conocen como migratorias transitorias, ya que sólo atraviesan México sin detenerse, tanto en su vuelo hacia el sur en otoño hacia sus áreas de hibernación, como en primavera hacia el norte a sus áreas de nidificación.
Existen igualmente aves migratorias nidificantes de verano, como la reinita azul, el vireo ojirrojo, la golondrina, el papamoscas rayado, el chilero, el mosquero cejiblanco y el colibrí gargantinegro, que llegan a reproducirse en nuestro país entre marzo y julio y emigran posteriormente más hacia el sur. Las aves residentes son las que se reproducen y se encuentran en México durante toda las estaciones del año. La mayoría de las especies registradas para nuestro país pertenecen a esta categoría.
Es notable la adaptación ecológica que gran número de aves ha desarrollado conjuntamente con el crecimiento de la población humana. Es común ver, dentro y en los alrededores de la ciudad donde vivimos, grandes parvadas de tordos, zanates, gorriones y palomas. En nuestros jardines, gorriones, primaveras y chupamirtos se alimentan de plantas y flores, siendo común que nidifiquen en ellos. Por las noches, a veces oímos el ulular del búho. Estas especies, adaptadas a las zonas urbanas y suburbanas, juegan un papel importante en el consumo de desperdicios, ya que se trata de aves omnívoras en su gran mayoría. Pero por otra parte, los efectos de la contaminación sobre la poblaciones de aves han sido dramáticos. El uso de insecticidas clorados -- DDT -- si bien ha permitido aumentar la productividad agrícola y el control de insectos transmisores de enfermedades, ha ocasionado que a través de las cadenas alimenticias se concentren en los tejidos de muchas aves marinas de todo el mundo; se ha registrado una importante baja en la población de pelícanos por la marcada disminución en la tasa de nacimientos de polluelos, al debilitar los insecticidas sus cascarones. La mortandad de aves marinas ha aumentado con los frecuentes derrames de petróleo ocasionados por averías de los grandes buques tanque, de los pozos petroleros de la plataforma continental y de los oleoductos, así como las redes de pesca en mar abierto que matan a mles de aves, desastres ocasionados directamente por la falta de previsión y el descuido del hombre. Las líneas de transmisión eléctrica de alta tensión son otro factor de mortandad de aves migratorias. En varios países, dichas líneas están marcadas con esferas de colores para evitar el choque de las aves en vuelo. El desarrollo industrial y tecnológico del hombre ha destruido numerosos hábitats, con la consiguiente extinción de las especies animales y vegetales que albergaban. La causa principal es, sin duda, la tala de bosques para la agricultura y la utilización de la pulpa de madera para fabricar papel; el pastoreo excesivo que convierte los prados en desiertos y el drenaje de las zonas pantanosas. La pérdida del hábitat se lleva a cabo igualmente por competencia con otras especies de aves o de otros animales que naturalmente no existían en la zona. Así, especialmente en las islas, la introducción voluntaria o involuntaria de depredadores y otras aves ha hecho que las especies locales se vean seriamente afectadas. La cacería, junto con la colecta de huevos, puede poner en peligro a una especie de ave. Un caso singular lo constituyen las guacamayas y pericos de México, cuya comercialización ha provocado una importante disminución de sus poblaciones. La afición por poseer aves vistosas, como loros y guacamayas, en cautiverio, ha hecho igualmente que numerosas especies se encuentren en peligro de extinción o se hayan extinguido, como es el caso de la guacamaya roja. En la actualidad, alrededor de 1,000 especies de aves están en peligro de extinción en el mundo, no por los depredadores naturales ni por las enfermedades, sino por la acción directa o indirecta del hombre. En México existen 310 especies de aves bajo alguna categoría de riesgo, esto significa que estos animales se encuentra en riesgo y puede llegar a disminuir hasta la extinción. Así mismo existen 62 aves endémicas, esto quiere decir que estas aves únicamente las podemos encontrar en nuestro país.En Oaxaca algunas de las aves que se encuentran bajo riesgo son la guacamaya roja, el loro de cabeza amarilla, el perico de quila o cotorra de cueva, el quetzal y el tucán por mencionar algunos. Por ello nosotros podemos contribuir a la preservación de estos animales, evitando su compra y denunciando a las personas que trafican y venden estas aves,  ya que es una actividad ilegal.

https://ecologos.blogia.com/upload/externo-5ff4c930469df6bc46949c469fe2ae62.jpg

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres